Jaeger-LeCoultre

Reverso Tribute Enamel Hokusai “Cascada Kirifuri”

A

lo largo de su historia, Jaeger-LeCoultre ha celebrado el encuentro cultural entre Occidente y Oriente mediante la elaboración de creaciones que han unido lo mejor de la relojería mecánica y de la milenaria tradición artística de los países asiáticos.

El modelo Reverso Tribute Enamel Hokusai “Cascada Kirifuri” es el último homenaje de la Maison al arte oriental, que en este caso está representado por la miniatura en esmalte del fondo, que reproduce fielmente una xilografía de la cascada Kirifuri realizada por el artista Katsushika Hokusai a principios de la década de 1830.

Esfera y fondo del Reverso Tribute Enamel Hokusai “Cascada Kiriguri”.

Una vez más, los artesanos del Atelier des Métiers Rares de la manufactura han demostrado su talento plasmando todos los detalles de una obra de 37 x 24,5 cm en una superficie prácticamente diez veces más pequeña y, a la vez, imitando el efecto visual propio de una xilografía. Para lograr esta ilusión y mantener el cromatismo de la obra original –lograr exactamente el color deseado tras la cocción es extremadamente difícil en la técnica del esmalte–, los especialistas de Jaeger-LeCoultre tuvieron que dedicar horas y horas a desarrollar su propia técnica.

Si el fondo reproduce una obra del siglo XIX, para la esfera se ha optado por un motivo “guilloché” de olas que evoca el movimiento del agua, y que ha sido ejecutado a mano con un torno centenario para el que fue necesario fabricar una leva especial. La técnica del esmalte Grand Feu sirve, en esta ocasión, para reforzar el efecto de las olas y dotar a la esfera de un suave tono verde que combina con la miniatura del fondo. A pesar de la sencillez formal del dial, su fabricación también requirió un gran dominio técnico, puesto que fue necesario realizar minúsculas perforaciones a través de las capas de esmalte para aplicar los índices horarios, así como la minutería de ferrocarril. Las dos agujas centrales, de horas y minutos, son de estilo Dauphine, pero sustituyen las tradicionales facetas superiores por una suave curvatura.

Para la elaboración de esta pequeña obra maestra, Jaeger-LeCoultre ha utilizado la histórica caja de la colección Reverso, con sus características franjas horizontales decorativas labradas encima y debajo de la abertura de la esfera. En esta ocasión está elaborada en oro blanco de 18 K y tiene unas medidas de 45,5 x 27,4 x 9,73 mm. Como es sabido, el cuerpo central de la caja es reversible –una función creada, originalmente, para proteger la esfera durante los partidos de polo–, de modo que permite admirar la esfera o el fondo, a gusto del portador del reloj.

En el interior de la caja encontramos el movimiento de manufactura JLC Calibre 822, un mecanismo de cuerda manual que oscila a unas calmadas 21.600 alternancias por hora –propias de un reloj con aires retro– y ofrece una reserva de marcha de 42 horas. 

Las diez únicas piezas que se fabricarán del Reverso Tribute Enamel Hokusai “Cascada Kirifuri” se comercializarán con una elegante correa de piel de aligátor de color negro, dotada de un cierre de oro blanco de 18 K. 

Más información en: www.jaeger-lecoultre.com

Recent Posts