Patek Philippe

Calendario Perpetuo en Línea

PORQUE EL TIEMPO ES LINEAL

Por Ernest Valls

La manufactura ginebrina Patek Philippe presenta un nuevo modelo de calendario perpetuo con la particularidad de mostrar la fecha completa (día-fecha-mes) en una gran ventanilla única a las doce horas.

P

atek Philippe añade una nueva referencia, la 5236P, a su ya extensa colección de calendarios perpetuos, una de las complicaciones clásicas por excelencia. Se cumplen casi cien años del primer modelo de calendario perpetuo en un reloj de pulsera de la marca. Se trata de la referencia 97 975, presentada en 1925. Este reloj ofrecía la indicación del tiempo mediante tres agujas: una central para la fecha; una esfera auxiliar, a las doce horas, para el día de la semana, y otra a las seis horas para el mes. Además, disponía de un pequeño segundero a las nueve horas y de la indicación de fases lunares a las tres. Desde entonces, más de treinta referencias con esta complicación han salido de la manufactura ginebrina.

De forma inédita, las tres informaciones del tiempo se muestran, de manera secuencial, en una sola ventanilla situada a la altura de las doce horas. Es decir, de la misma forma que en el lenguaje hablado o escrito (al menos, en las lenguas latinas) enunciamos la fecha: el día de la semana, el día del mes y el mes. Nunca antes un calendario perpetuo había presentado una esfera tan diáfana y limpia, y con una legibilidad tan excepcional. Esta nueva pieza se aloja en una elegante caja de platino e incorpora una esfera lacada azul.

El primer modelo de pulsera de Patek Philippe con calendario perpetuo fue la referencia 97 975, presentada en 1925.

En realidad, la referencia 5236P no es el primer modelo de la manufactura con una indicación en línea de la fecha mediante una ventanilla que aglutina la información completa del día. Pero para recordar esta primicia hemos de realizar un completo cambio de escenario y de “traje”. Nos referimos la referencia 725/4, realizada para el mercado americano en 1972, y no se trataba de un reloj de pulsera sino de bolsillo. Además, la configuración de la fecha era la típica anglosajona: mes, fecha y día, de ahí el nombre de “calendario americano”.

Sobria caja de platino

La referencia 5236P se presenta con una caja de platino 950 de líneas sobrias y angulosas. Tiene un diámetro de 41,3 milímetros y un grosor –de cristal a cristal– de 11,07. La estanqueidad del conjunto está catalogada en 3 bares, equivalentes a 30 metros de profundidad. La concepción de la caja es la clásica de tres cuerpos: bisel, carrura y fondo. Todas sus superficies presentan un acabado pulido a espejo. El bisel, plano e inclinado, es un aro sin concesiones. Sobre él se sujeta el cristal de zafiro transparente que cubre la esfera.

El 5236P destaca por su ventana única, a las doce horas, con la visualización de la fecha de forma lineal tal como se enuncia: día de la semana, día del mes y el mes. El fondo incorpora un cristal de zafiro transparente que permite admirar el bello y decorado calibre manufactura 31-260 PS QL.

La carrura tiene forma cilíndrica con el lateral recto. Las asas, solidarias a la carrura, son de líneas rectas con los contornos levemente redondeados (lo justo para resultar suaves al tacto). Están ligeramente inclinadas hacia el interior para mejorar el confort del reloj en la muñeca. En el lateral izquierdo de la carrura se observan tres correctores, debidamente enrasados. El primero, situado a la altura de las diez horas, actúa sobre la fecha; el siguiente, entre las nueve y las diez horas, actúa sobre el día, y el último, entre las nueve y las ocho, actúa sobre la fase lunar. Para la corrección del mes y del año se recurre a otro pulsador, situado en el otro lado de la carrura, a la altura de las dos horas. Para evitar una rayadura accidental en el momento de actuar sobre los correctores, Patek Philippe proporciona, con el reloj, un lápiz funcional de madera de ébano y oro blanco. De esta manera, el ajuste de las diferentes indicaciones se podrá realizar sin temor alguno a que la caja sufra el más mínimo percance. Otro detalle a resaltar de la carrura es el diamante engastado que puede verse a la altura de las seis horas. Esta particularidad es habitual en los relojes con caja de platino de la manufactura ginebrina.

El fondo, a presión, incorpora un cristal de zafiro transparente, a través del cual se puede admirar la complejidad y la belleza del movimiento que late en el interior de la caja. Este fondo es intercambiable (sólo en un servicio oficial de Patek Philippe) por un fondo macizo de platino 950, un detalle a la altura de la manufactura ginebrina. La corona tiene un tamaño acorde al conjunto de la caja, con un fino ranurado en todo el lateral. En el frontal, como es habitual, encontramos grabado en relieve la Cruz de Calatrava.

A la izquierda, detalle de la ventana única con la información del calendario perpetuo en línea. A la derecha, tres de los cuatro correctores, enrasados con la carrura, para modificar la información del calendario perpetuo.

El 5236P se sirve con una correa de aligátor de escamas cuadradas, de color azul marino brillante y cosida a mano. Incorpora un cierre desplegable, realizado en platino 950, con el inconfundible sello de la cruz de Calatrava, santo y seña de Patek Philippe.

Esfera diáfana y lacada

La esfera está realizada en latón, con un acabado lacado azul, degradado en negro, y está decorada con un satinado de trazos verticales que le confiere una textura elegante que cobra sutiles matices que variarán según la iluminación ambiente. Asimismo, está rematada en su perímetro exterior por una clásica minutería tipo ferrocarril impresa en color blanco que incorpora numerales arábigos cada cinco minutos.

A las seis horas, una esfera auxiliar sirve como segundero horario y también para alojar la ventana que deja al descubierto el disco de la fase lunar. Esta esfera incorpora una minutería, de igual estética que la anterior. Sin embargo, en este caso los numerales arábigos se han situado cada 15 segundos y están ubicados en el interior. La aguja de los segundos, de oro blanco, es un fino estilete con un contrapeso en forma de punta de flecha. Toda la superficie de la esfera presenta una sutil decoración “guilloché” con motivos circulares concéntricos.

Las agujas de las horas y de los minutos son centrales, están realizadas en oro blanco y tienen una sencilla forma de bastón a dos aguas con el extremo finalizado en punta. Los índices horarios, aplicados y también de oro blanco, mantienen el mismo diseño que las agujas –forma de bastón a dos aguas–, con los extremos biselados. El de las doce horas es doble, mientras que los situados entre las cuatro y las ocho se adecuan al espacio que les deja la esfera auxiliar de los segundos horarios.

A la izquierda, anverso del calibre 31-260 PS QL, donde se pueden apreciar los discos que ofrecen la información del calendario perpetuo. A la derecha, reverso del calibre, con su microrrotor descentrado realizado en platino.

A las doce nos encontramos con la razón de ser de este singular calendario perpetuo de la firma ginebrina: una ventana única con la fecha completa mostrada de forma lineal. Primero, el día de la semana; luego, el día del mes, y, finalmente, el mes. Es la primera vez que un reloj de pulsera incorpora esta original forma de visualización de las indicaciones que nos ofrece un calendario perpetuo. Esta única ventana tiene las proporciones perfectas para que se puedan leer perfectamente las informaciones sin tener que centrar la vista en ella, a la vez que permite disfrutar de una esfera limpia y clara.

Para finalizar con las indicaciones que ofrece el 5236P, hemos de mencionar las dos pequeñas ventanas circulares ubicadas en la parte inferior de la esfera. La situada cerca de las ocho horas nos muestra la indicación de horas diurnas, cuando asoma en color blanco, o nocturnas, cuando se ve de color azul. La situada pasadas las cuatro horas nos indica el ciclo de los años bisiestos, al que le corresponde el numeral cuatro coloreado de rojo. No podía faltar, para rematar la información de la esfera, el nombre y procedencia de la marca, a las doce horas, en calco blanco.

El singular 31-260 PS QL

En el interior del 5236P encontramos el calibre manufactura 31-260 PS QL. Este movimiento toma como base el calibre 31-260, que tiene un diámetro de 31,74 milímetros y un grosor de 2,6 (como indica su denominación), al cual se ha añadido el módulo frontal de calendario perpetuo, lo que lo lleva a unas medidas totales de 34 milímetros de diámetro y 5,8 de grosor. La denominación “PS” hace referencia a la incorporación de un pequeño segundero horario, y “QL”, a la complicación de calendario perpetuo (Q) con la información en línea (L).

A la izquierda, ubicación de los diferentes correctores: el corrector solitario modifica el año y el mes; los tres correctores restantes –de arriba abajo–, fecha, día de la semana y fases lunares. Derecha: destaca la sencillez y gran legibilidad de toda la información que ofrece el 5236P.

Al igual que el calibre base, el 31-260 PS QL es un movimiento de carga automática que genera la energía mediante un microrrotor descentrado de carga unidireccional realizado en platino. Utiliza un volante tipo Gyromax de cuatro brazos que incorporan las clásicas cabezas perdidas, también conocidas como “masselottes” en francés. Son pequeñas piezas metálicas con una abertura que, en función de la orientación, modifican la inercia del conjunto y de esta manera corrigen –adelantan o atrasan– la marcha del reloj. Se puede apreciar que sobre el puente del volante se ha grabado un dibujo de las cabezas perdidas y en qué posición hay que colocarlas para adelantar (F) o atrasar (S). Con este sistema se consigue equilibrar el volante tanto estática como dinámicamente. Además, se consigue una espiral que oscila libre, sin que toque a ninguna otra parte en toda su longitud. La espiral, de tipo Spiromax, está realizada en Silinvar, un compuesto de silicio con unas extraordinarias propiedades frente a los campos magnéticos y a los cambios de temperatura. El resultado es un órgano regulador fiable, preciso y capaz de resistir, sin perturbaciones, el uso diario del reloj. La frecuencia de oscilación del conjunto volante/espiral es de 4 Hz, es decir, este late a unas rápidas y contemporáneas 28.800 alternancias por hora. El 31-260 PS QL está formado por un total de 503 piezas, de las que 205 corresponden al movimiento base y 298 al módulo del calendario perpetuo, lo que ya de por sí da una idea de su complejidad. Incorpora hasta 55 rubíes y tiene una reserva de marcha de entre 38 y 48 horas. Como es habitual en los movimientos de la manufactura –y de acuerdo con el autoimpuesto Sello Patek Philippe–, el calibre está finamente decorado, sin nada dejado al azar. Incluso la disposición de los puentes se ha realizado atendiendo a la estética, con un puente para cada una de las ruedas del rodaje horario: desde la rueda de centro –el de más superficie– pasando por la primera, segunda y de escape (enunciadas por orden hacia el puente del volante).

 No puede faltar, en todo reloj Patek Philippe, la Cruz de Calatrava grabada en relieve en el frontal de la corona.

Si el calibre de base ya destila un “savoir faire” que sobresale de lo habitual, qué decir del anverso, donde se puede apreciar el módulo de calendario perpetuo. El sistema de tres discos utilizado en el “calendario americano” era posible gracias al espacio que permite un reloj de bolsillo. De esta forma, en un disco se alojaban los 31 días del mes. Sin embargo, en un reloj de pulsera el espacio es un bien preciado que hay que administrar con sabiduría. Para ello, en la manufactura de Plan-les-Ouates idearon desdoblar el disco de la fecha en dos: uno para las unidades, en dos ciclos de diez, y otro para las decenas, en cinco ciclos de cuatro. Los otros dos discos, de igual diámetro, corresponden a los días de la semana y al mes. Como se observa en la fotografía del calibre, el conjunto está ubicado de manera que su superficie sea la máxima posible dentro de las limitaciones del diámetro y manteniendo libre el centro de donde sale el cañón de minutos. Este dispositivo ha exigido, por sí solo, la incorporación de 118 componentes respecto a una indicación de calendario perpetuo clásica.

El 31-260 PS QL ha generado tres solicitudes de patente por parte de Patek Philippe. Una para el sistema que permite que todas las indicaciones aparezcan en el mismo plano; otra para el sistema que evita un doble salto de los discos de la fecha en caso de choque o durante una corrección, y la tercera, para el mecanismo que inmoviliza la unidad de la fecha en el salto entre un día 31 y el 1 del mes siguiente. Todos los cambios de las indicaciones del calendario se efectúan de manera progresiva y secuencial.

Porque el tiempo es lineal

Este nuevo, original e inédito calendario perpetuo de Patek Philippe es un fiel reflejo de cómo la firma ginebrina entiende la alta relojería: un porte sobrio, sin estridencias, pero a la vez con sutiles y delicados detalles; una innovación relojera –tres solicitudes de patente así lo atestiguan– que pone el listón más alto para una de las complicaciones clásicas por excelencia, y una elegancia que, sin menoscabo de la funcionalidad y de la sencillez de uso, embriaga al observador desde el anverso hasta el reverso. Y, no menos importante, la simplicidad del concepto: si el tiempo es lineal –al menos, así lo enunciamos en nuestra mente– ¿por qué no mostrarlo de esta manera? El 31-260 PS QL tiene un precio de venta al público de 114.110 €.

Más información en: www.patek.com

Recent Posts