Roger Dubuis

EXCALIBUR SPIDER PIRELLI

Por Redacción

R

oger Dubuis i Pirelli estan protagonizando, seguramente, una de las alianzas más prolíficas e interesantes de los últimos tiempos entre firmas de alta relojería y marcas procedentes del ámbito del motor. El último fruto de esta colaboración, el flamante Excalibur Spider Pirelli, es una nueva nueva muestra de cómo materiales procedentes del mundo de las carreras pueden convertirse en un valor añadido para un guardatiempo de vanguardia. En esta ocasión, el carácter innovador del reloj procede de sus correas, que incorporan incrustaciones de caucho procedentes de neumáticos certificados por Pirelli que han competido y ganado en competiciones reales. En su cara interior, además, están decoradas con el motivo del neumático intermedio Cinturato de la firma italiana.

Pero hay algo más: inspirándose en los “pit stops” de la Fórmula 1, esas paradas técnicas en las cuales los equipos son capaces de cambiar las cuatro ruedas del monoplaza en apenas unos segundos mientras se llena el depósito de combustible, los ingenieros de Roger Dubuis han ideado un sistema que permite intercambiar varios elementos del reloj, desde la correa al bisel, pasando por la corona, con un simple clic y sin necesidad de utilizar herramienta alguna. Así, la agresiva estética “all black” del modelo se puede sustituir fácilmente por uno de los tres kits adicionales propuestos por la marca, con elementos distintivos en rojo, blanco o azul, los códigos de color de Pirelli.

Igual que los modelos anteriores de la colaboración, el nuevo Excalibur Spider Pirelli utiliza la emblemática caja Excalibur en su versión esqueleto, es decir, con las asas y los laterales de la carrura vaciados. Ello, junto a la utilización del titanio –en este caso, con un revestimiento DLC negro– como material constructivo de la caja, hace que el reloj sea extremadamente liviano a pesar de sus 45 mm de diámetro. Como homenaje a Pirelli, el fondo del reloj incorpora el logotipo de la casa italiana sobre la gran ventana de cristal de zafiro que permite admirar el reverso del calibre.

Detalle de la corona donde se aprecia el logo de la marca.

Además de la caja, también la esfera y el calibre están esqueletizados. De hecho, la única reminiscencia de una esfera propiamente dicha es un aro exterior troquelado que aloja los índices horarios –unos sencillos puntos luminiscentes–, a la vez que deja a la vista el anillo de la minutería, situado debajo. Elaboradas en oro blanco con revestimiento PVD negro, las agujas de horas y minutos también están caladas en su zona central y cuentan con un recubrimiento de pintura luminiscente en el extremo. En cuanto al movimiento, el calibre de manufactura RD280SQ, también ha sido reducido a su mínima expresión, con los puentes dibujando una estrella de cinco puntas que ya se ha convertido en uno de los elementos más característicos de la firma ginebrina.

De carga automática, este mecanismo formado por 166 componentes (35 rubíes) genera la energía gracias a un microrrotor de tungsteno ubicado a las 11 horas, mientras que un barrilete, situado en el corazón de la estrella, garantiza una reserva de marcha de 60 horas. Asimismo, el órgano regulador, ubicado a las 8 horas, oscila con una frecuencia de 28.800 alternancias por hora, correspondientes a 4 Hz.

Como corresponde a un modelo tan especial, el Excalibur Spider Pirelli se comercializará en una edición limitada. Concretamente, se fabricarán 88 ejemplares de cada uno de los tres colores del kit adicional: rojo, azul y blanco.

Más información en: www.rogerdubuis.com

Recent Posts