TAG Heuer

CARRERA PORSCHE CHRONOGRAPH

Por Redacción

A

lo largo de su historia, tanto TAG Heuer como Porsche han demostrado compartir la pasión por la innovación tecnológica, por el diseño y por el mundo del automovilismo deportivo. Es natural, pues, que finalmente hayan acabado convergiendo a través de una alianza que, a largo plazo, abarcará desde competiciones hasta el desarrollo conjunto de productos.

El primer fruto de esta colaboración no podía ser otro que un Carrera, el cronógrafo que Jack Heuer dedicó a la Carrera Panamericana (curiosamente, el Carrera es también uno de los modelos más icónicos de Porsche, y también rinde homenaje a esta célebre competición automovilística). Concretamente, se trata del TAG Heuer Carrera Porsche Chronograph, un modelo deportivo lleno de referencias a la historia de ambas casas y a todo aquello que las une.

Elaborada en acero, la caja de 44 mm de diámetro del Porsche Chronograph es la propia de la colección carrera, con sus icónicas asas biseladas y su deportiva corona, flanqueada por dos pulsadores con forma de seta. El bisel, de cerámica negra brillante, aloja una escala de taquímetro con numerales blancos, rematada con el nombre de la casa automovilística –con su característica fuente tipográfica–, en rojo. El cristal de zafiro, curvado y biselado, cuenta con un doble tratamiento antirreflectante que garantiza una perfecta visión de la esfera desde todos los ángulos. El anverso de la caja incorpora un grabado con algunas de las principales características del modelo (entre las cuales, su resistencia al agua hasta 100 metros), alrededor de una gran abertura central de cristal de zafiro que permite admirar el rotor del calibre, con forma de volante de competición.

Anverso y reverso del modelo Carrera Porsche Chronograph.

La esfera es gris, con una textura rugosa que inevitablemente remite al asfalto, y está rodeada por un realce negro que aloja la escala de segundos. Como sucede a menudo en los cronógrafos de la marca, los numerales aplicados sobre la esfera son los relativos a los minutos, aunque en realidad facilitan también la lectura de las horas. A las 3, 6 y 9 horas han sido sustituidos por unos discretos índices triangulares. Un recubrimiento en la zona central de los marcadores –también presente en las agujas de horas y minutos– permite la lectura horaria en condiciones de poca luminosidad. Los contadores del cronógrafo (de 30 minutos, a las 3, y de 12 horas, a las 9) son negros, y están decorados, en la zona central, con un “guilloché” de círculos concéntricos. El pequeño segundero, por su parte, es liso y de un tamaño sensiblemente menor. A las 6 horas, y precisamente solapada al límite inferior del segundero, encontramos la ventana de fecha, que deja a la vista un disco giratorio negro con numerales grises. Toda la esfera está salpicada de elementos en rojo que ofrecen un contraste sobre las superficies negras y acentúan el carácter deportivo del reloj: desde la punta de las agujas del cronógrafo hasta los índices cardinales de la escala de segundos, pasando por los marcadores del cronógrafo.

Bajo la esfera gris, encontramos el calibre Heuer 2, un movimiento de carga automática que late a 28.800 alternancias por hora y garantiza una reserva de marcha de 80 horas. Más allá de su característico rotor, inspirado en el volante de un automóvil deportivo, destaca por una decoración de Côtes de Genève verticales. Una abertura circular en la parte superior del movimiento deja a la vista la rueda de pilares que organiza las funciones del cronógrafo, coloreada de rojo. Para activar dichas funciones, cuenta con un sistema de embrague vertical, que proporciona una suave puesta en marcha de la trotadora de segundos.

Este primer reloj de TAG Heuer i Porsche se comercializa con una lujosa correa de piel de becerro, con un pespunte inspirado en el interior de uno de los deportivos de la casa alemana, y con un brazalete de eslabones aerodinámicos, en ambos casos, dotados de un cierre desplegable de acero. Como corresponde a un reloj de edición especial, el TAG Heuer Carrera Porsche se entrega en una caja negra, cuyo interior aloja también un estuche de viaje del mismo color, con dimensiones a medida y un interior rojo en el estilo Porsche.

Más información en: www.tagheuer.com

Recent Posts