Chopard

L.U.C Lunar One

I

ntroducido en 2005, el L.U.C Lunar One es uno de los modelos más icónicos de la manufactura Chopard, gracias a su extremadamente precisa indicación orbital de la fase lunar, que garantiza una desviación de un solo día cada 122 años. Este año, la firma ginebrina ha presentado una nueva versión del reloj que combina una caja de oro ético rosa de 18 quilates con una elegante esfera color azul galvánico, y de la cual se fabricarán únicamente 25 ejemplares.

Anverso del nuevo L.U.C Lunar One con caja de oro ético rosa y esfera de color azul galvánico.

Dejando de lado la combinación cromática, el nuevo L.U.C Lunar One cuenta con las mismas características que las versiones precedentes. La caja, de 43 mm de diámetro, presenta un acabado pulido en la cara superior que acentúa las líneas redondeadas del bisel, mientras que las superficies laterales –la carrura y el lateral de las asas– están acabadas con un satinado vertical. En el fondo, una abertura transparente de cristal de zafiro deja a la vista el calibre de manufactura L.U.C 96.13-L, una de las joyas de la casa Chopard.

Decorada con un satinado de rayos de sol que parte del logotipo de la marca, a las 12 horas, la esfera cuenta con unos grandes numerales romanos pulidos a espejo, parcialmente recortados en los puntos donde coinciden con alguna de las subesferas. La mitad superior de la esfera está dedicada a las indicaciones del calendario perpetuo: la gran fecha, a las 12 horas, en dos ventanas gemelas; el mes y el ciclo de año bisiesto, en un contador situado a las 3 horas, y el día de la semana a las 9, junto a una indicación de día/noche. En la mitad inferior de la esfera, a las 6, encontramos el indicador orbital de las fases lunares, compartiendo espacio con el pequeño segundero. En esta particular representación de las fases lunares, el astro evoluciona alrededor del eje del segundero, imitando así su trayectoria real en el cielo.

Más allá de un equilibrio en la distribución de los elementos que facilita la lectura de todas las indicaciones, la esfera hace gala de una gran variedad de acabados. Además del satinado “soleil” de la zona central y el pulido de los numerales, también presenta un “guilloché” concéntrico en el anillo exterior de las tres subesferas, así como en la indicación de año bisiesto. Además, en la indicación de día/noche, la mitad relativa a las horas nocturnas está decorada con un grabado de franjas horizontales, mientras que un “guilloché” radial representa las horas de sol. Remata la estética de la esfera una minutería tipo “chemin de fer”, con índices con forma de diamante en los puntos horarios, y dos agujas centrales de la familia Dauphine, en la versión propia de la marca. Un recubrimiento de material luminiscente en la zona central permitirá leer la información de horas y minutos en condiciones de poca luz.

El movimiento que da vida al reloj es, sin duda, uno de los mecanismos más logrados de la manufactura ginebrina, especialmente, por la singularidad y la precisión del indicador de las fases lunares. Además, cuenta con el certificado de cronómetro otorgado por el COSC y con el prestigioso Punzón de Ginebra, que acredita tanto su calidad técnica como el nivel de sus acabados y su fidelidad a los preceptos de la alta relojería suiza. Por si ello fuera poco, es de los pocos calibres automáticos con función de calendario perpetuo que generan la energía necesaria para funcionar mediante un microrrotor.

Compuesto por 355 componentes (32 rubíes), el calibre L.U.C 96.13-L late con una frecuencia de 28.800 alternancias por hora y garantiza una reserva de marcha de 65 horas gracias a la utilización de la tecnología Chopard Twin, que combina la acción de dos barriles superpuestos. Asimismo, presenta los acabados tradicionales de la alta relojería suiza: perlado en la platina base y las clásicas Côtes de Genève en los puentes. El microrrotor, elaborado en oro ético de 22 K, está decorado con un “guilloché” radial y luce el logotipo L.U.C en el centro.

Esta nueva edición del L.U.C Lunar One se comercializa con una elegante correa de becerro nobuck de color marrón, con costura tono sobre tono y una hebilla de hebijón elaborada en oro ético rosa de 18 quilates.

Más información en: www.chopard.com

Recent Posts