Chopard Manufacture 

Innovación, creatividad e independencia

Por Ernest Valls

Se cumplen 25 años de la fundación, por parte de Karl-Friedrich Scheufele, de Chopard Manufacture, un punto de inflexión en la firma de Fleurier y una excepcionalidad en el panorama relojero contemporáneo.

N

o es la primera vez que, desde estas mismas páginas, hemos elogiado la apuesta por la relojería, y la alta relojería en especial, que Chopard lleva a cabo desde que, en 1963, Paul-André Chopard, nieto del fundador, vendió la firma a Karl Scheufele III, un joven orfebre y joyero de Pforzheim, Alemania.

Quienes estamos acostumbrados a gestionar el riesgo siempre repetimos el mismo mantra: hay que tener una estrategia consensuada y luego llevarla a la práctica. Que el resultado de las acciones que tomamos sea bueno o malo depende, en gran parte, de factores que no controlamos. Nuestra responsabilidad reside en poner en marcha esa estrategia y que esté acorde con los objetivos, la filosofía y la visión del proyecto.

Si se analiza la historia de Chopard desde 1963, se ve claramente que detrás hay una clara estrategia para alcanzar unos objetivos, una filosofía y una particular visión de la alta relojería (sin olvidarse de la joyería). Hasta la fecha, los resultados de la puesta en marcha de esa estrategia son extraordinarios, y el futuro se augura prometedor en el complejo panorama relojero contemporáneo.

El calibre automático con microrrotor L.U.C 96.01-L es la primera creación de Chopard Manufacture. Como prueba de sus prestaciones, dispone tanto del certificado de cronómetro otorgado por el COSC como del célebre cuño del Poinçon de Genève.

Uno de los hitos que han conformado la singularidad de Chopard es la creación, en 1996, de Chopard Manufacture. A principios de la década de 1990, Karl-Friedrich Scheufele, hijo de Karl Scheufele III, constató la necesidad de convertir la casa en una auténtica manufactura, de forma que Chopard consiguiera su independencia como productor relojero. El mundo de la relojería suiza empezaba a recuperarse de la llamada “crisis del cuarzo” de la década de 1980, por lo que a comienzos de 1990 todavía eran muy pocas, y muy poco frecuentes, las auténticas manufacturas que creaban y producían sus propios calibres. La mayoría de firmas relojeras, incluso la grandes “maisons”, dependían en gran medida de terceros que les proveían de movimientos estándar suizos. Por este motivo, tal como explica Karl-Friedrich Scheufele, para ser “los dueños de nuestro propio destino” era necesario que Chopard se dotara de su propia manufactura.

En 1996 la marca fundó, en pleno Jura suizo, Fleurier Chopard Manufacture, para la producción de los movimientos mecánicos L.U.C (acrónimo del fundador de Chopard, Louis-Ulysse Chopard). El primer movimiento que salió de la factura es el calibre 96.01, un calibre automático con microrrotor bidireccional y una reserva de marcha de hasta 65 horas, conseguida gracias a sus barriletes gemelos superpuestos. El primer modelo en utilizar este calibre fue el L.U.C 1860, un reloj impresionante de tres agujas con fecha que se presentó en 1997.

Karl-Friedrich Scheufele, artícife indiscutible de Chopard Manufacture.

La inconfundible corona con el sello “L.U.C” grabado en relieve en su frontal.

En palabras de Karl-Friedrich Scheufele: “Para mí era muy importante que no presentáramos un movimiento automático más. Por supuesto, habíamos hablado de comenzar con un movimiento de carga manual o con un calibre automático con un rotor de tamaño normal, que habría sido mucho menos complicado. Pero, para mí, el primer movimiento L.U.C tenía que aportar alguna innovación real, que introdujimos con los barriletes acoplados y con la calidad de la energía que proporcionaban. Además, mientras que la carga de otros movimientos con microrrotor era unidireccional, nosotros queríamos un sistema de carga bidireccional ultraeficiente. Por último, para mí, el Punzón de Ginebra y el Certificado de Cronometría del COSC eran la máxima confirmación de la autenticidad de nuestro trabajo.” 

El calibre 96.01 y el L.U.C 1860 no fueron más que el preludio de la visión de Karl-Friedrich Scheufele, un hombre cuyos extraordinarios logros en el mundo de la relojería, la producción y distribución de vinos, y el coleccionismo de arte, así como sus conocimientos sobre los coches antiguos, siempre quedan ocultos bajo su encanto sencillo y su insistencia, a veces incluso militante, en la sencillez y la discreción.

Con ocasión de la celebración del 25º aniversario de Chopard Manufacture, Karl-Friedrich Scheufele dejó patente en una entrevista que “los 25 años de la Manufactura marcan un importante hito en la historia de Chopard, sobre todo al pensar que en 1840 Chopard era una manufactura de movimientos y en un momento de la historia esa actividad se abandonó, así que en los años 90 tuve la idea y el convencimiento de reintegrar la manufactura de movimientos a nuestras actividades. Fue una importante decisión porque supuso añadir una nueva dimensión a nuestra compañía en términos de “know how”, independencia e integración vertical, sin olvidar los aspectos técnicos de construir movimientos que exigen una gran precisión. En muchos aspectos, fue un gran cambio para el grupo Chopard. Nos aseguramos la independencia”.

En estos 25 años, los calibres L.U.C no han parado de sucederse uno detrás de otro, y cada uno representaba un verdadero hito y una sofisticación añadida en el competitivo mundo de la alta relojería contemporánea.

En las siguientes páginas les mostramos seis modelos de la colección L.U.C, salidos de Chopard Manufacture a lo largo de estos 25 años, así como otros seis que forman parte de la colección “25 aniversario de Chopard Manufacture”. Aunque, seguramente, toda esta alta relojería fascinará a los coleccionistas, el gran significado de esta celebración, que no se debe olvidar, es el compromiso de un hombre con la creación de la relojería más innovadora y auténtica. Y ese hombre es Karl-Friedrich Scheufele.

Algunos modelos L.U.C de los últimos 25 años

L.U.C 1860 (1996)

El primer modelo que salió de Chopard Manufacture fue el 1860, cuyo nombre hacía alusión al año fundacional de Chopard. Es un clásico que sintetiza el estilo de la Manufactura. Se presenta con caja de oro amarillo de 36,5 milímetros de diámetro. Incorpora el calibre de carga automática L.U.C 96.01-L, formado por 208 componentes y 29 rubíes, con una reserva de marcha de 65 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas, minutos, pequeño segundero y fecha. La esfera es de color blanco plateado, con un delicado motivo de “guilloché” en la zona central. Dispone del certificado de cronómetro otorgado por el COSC y del cuño del Poinçon de Genève.

L.U.C Tourbillon (2005)

El primer tourbillon salido de Chopard Manufacture. Dotado de la tecnología L.U.C Quattro, consistente en dos conjuntos de dobles barriletes, ofrece una reserva de marcha de hasta ocho días. Se presenta con una caja de oro rosa de 18 quilates, de 39,5 milímetros de diámetro y 10,82 de grosor, con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre de carga manual L.U.C 02.01-L, formado por 224 componentes y 33 rubíes, que tiene una reserva de marcha de 216 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas y minutos, pequeño segundero y reserva de marcha. La esfera es de color blanco plateado, con un delicado motivo de “guilloché” en la zona central. Dispone del certificado de cronómetro otorgado por el COSC y del cuño del Poinçon de Genève.

L.U.C Lunar One (2005)

Un calendario perpetuo con gran fecha y fase de la luna. Se presenta con caja de platino 950 de 43 milímetros de diámetro y 14,47 de grosor, con una hermeticidad de 50 metros. Incorpora el calibre de carga automática L.U.C 96.13-L, formado por 355 componentes y 32 rubíes, con una reserva de marcha de 65 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de calendario perpetuo, gran fecha y fase de la luna. La parte exterior de la esfera es de color negro; la central es blanca, con un motivo “guilloché” realizado a mano de rayos de sol, centrado sobre la gran fecha. Dispone del certificado de cronómetro otorgado por el COSC y del cuño del Poinçon de Genève.

L.U.C All-in-One (2010)

Un “todo en uno” para celebrar el 150º aniversario de Chopard. Se presenta con caja de oro blanco de 18 quilates, de 46 milímetros de diámetro y 18,5 de grosor, con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre de carga manual L.U.C 05.01-L, formado por 516 componentes y 42 rubíes, con una reserva de marcha de 170 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas y minutos, pequeño segundero, y calendario perpetuo con gran fecha, día/noche, fase lunar, ecuación del tiempo, y horas de salida y puesta del sol. La esfera, de color blanco plateado, presenta una decoración de “guilloché” con motivo de rayos de sol centrados en la gran fecha. Dispone del certificado de cronómetro otorgado por el COSC y del cuño del Poinçon de Genève.

L.U.C 1963 (2013)

Modelo conmemorativo de los 50 años de la familia Scheufele al frente de Chopard. Se presenta con caja de oro rosa de 18 quilates, de 44 milímetros de diámetro y 11,5 de grosor, con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre de carga manual L.U.C 63.01-L, formado por 151 componentes y 20 rubíes, con una reserva de marcha de 60 horas y una frecuencia de oscilación de 3 Hz. Ofrece funciones de horas, minutos y pequeño segundero. La esfera es de color blanco tipo porcelana. El modelo dispone del certificado de cronómetro otorgado por el COSC y del cuño del Poinçon de Genève.

L.U.C Full Strike (2016)

Una sonería como nunca se había escuchado, gracias a sus timbres de zafiro. Se presenta con caja de oro rosa ético de 18 quilates, de 42,5 milímetros de diámetro y 11,5 de grosor. Incorpora el calibre de carga manual L.U.C 08.01-L, formado por 533 componentes y 63 rubíes, con una reserva de marcha de 60 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas y minutos centrales, segundero horario a las seis, repetición de minutos y reserva de marcha del reloj y de la sonería. Cuenta con una esfera abierta de oro con fondo opalino plateado. Dispone del certificado de cronómetro otorgando por el COSC y del cuño del Poinçon de Genève.

Algunos modelos colección 25º aniversario

L.U.C Perpetual Chrono

Un reloj contemporáneo que combina la complicación de cronógrafo con la de calendario perpetuo, en edición limitada de 20 piezas. Se presenta con caja de titanio, grado 5, de 45 milímetros de diámetro y 15,06 de grosor, con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre de carga manual L.U.C 03.10-L, dotado de 452 componentes y 42 rubíes, con una reserva de marcha de 60 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de cronógrafo, calendario perpetuo y fases lunares. La esfera es de oro macizo, de color rodio negro, con un motivo guilloché, realizado a mano, de rayos de sol centrado sobre el calendario. Dispone de certificado del cronómetro otorgando por el COSC y del cuño Poinçon de Genève.

L.U.C QF Jubilee

Un elegante reloj, en edición limitada a 25 piezas, con doble certificado: el de cronómetro del COSC y el exigente de la Fundación Qualité Fleurier. Se presenta con caja de acero –es el primer reloj de este material que obtiene el certificado de la Fundación Qualité Fleurier– de
39 milímetros de diámetro y 8,92 de grosor, y con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre automático L.U.C 96.09-L, formado por 172 componentes y 29 rubíes, que ofrece una reserva de marcha de 65 horas gracias a la tecnología “Chopard Twin” de barriletes gemelos superpuestos, y late con una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas y minutos mediante agujas centrales, y pequeño segundero a las seis horas. La esfera es bicolor, de color plateado y azul obtenidos mediante tratamiento galvánico.

L.U.C QUATTRO Spirit 25

El primer modelo de horas saltantes de Chopard Manufacture, en edición limitada a 100 piezas. Se presenta con caja de oro ético rosa de 18 quilates de 40 milímetros de diámetro y 10,30 de grosor, con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre de cuerda manual L.U.C 98.06-L, formado por 240 componentes y 42 rubíes, que tiene una reserva de marcha de 192 horas –8 días– y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas saltantes, a través de una ventana a las seis horas, y de minutos mediante aguja central. La esfera es de oro ético de 18 quilates, con una decoración de esmalte Gran Fuego blanca. Dispone del cuño del Poinçon de Genève.

L.U.C Time Traveler One Black

Un horas del mundo en edición limitada a 250 piezas. Es el primer reloj de estas características realizado con una caja de titanio grado 5 ceramizado, un material ultraligero y muy resistente. Tiene un diámetro de 42 milímetros y un grosor de 12,09, y garantiza una hermeticidad de 50 metros. Incorpora el calibre automático L.U.C 01.05-L, formado por 291 componentes y 39 rubíes, que tiene una reserva de marcha de 60 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas, minutos, segundos y fecha  mediante agujas centrales, y una visualización de horas del mundo mediante disco exterior. La esfera es de color gris oscuro, obtenido mediante tratamiento galvánico. El acabado de la zona central presenta un satinado vertical. Dispone del certificado de cronómetro otorgando por el COSC.

L.U.C XP Esprit de Fleurier Peony

La peonía, con su floración llena de curvas, sirve de excusa para hacer alarde del dominio del esmaltado Gran Fuego de los artesanos de Chopard, en edición limitada a 8 piezas. Se presenta con caja de oro ético rosa de 18 quilates, de 35 milímetros de diámetro y 7,7 de grosor y con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre automático L.U.C 96.23-L, formado por 168 componentes y 29 rubíes, que tiene una reserva de marcha de 65 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas y minutos mediante agujas centrales. La esfera está adornada con un motivo de peonía realizado por el artesano esmaltador de Chopard Manufacture con la técnica de esmalte Gran Fuego.

L.U.C XP Skeletec

Una caja extraplana y un movimiento esqueletado, muestra del saber hacer relojero de Chopard Manufacture, en edición limitada a 25 piezas. Se presenta con caja de oro ético blanco de 18 quilates, de 40 milímetros de diámetro y 7,2 de grosor, con una hermeticidad de 30 metros. Incorpora el calibre automático L.U.C 96.17-S, formado por 167 componentes y 29 rubíes, con una reserva de marcha de 65 horas y una frecuencia de oscilación de 4 Hz. Ofrece funciones de horas y minutos mediante agujas centrales. La esfera, abierta, es de color gris, obtenido mediante tratamiento galvánico, y cuenta con una decoración satinada circular.

Más información en: www.chopard.com

Recent Posts