Cronógrafos Patek Philippe

¡A la una, a las dos, a las tres!

Por Ernest Valls

La marca ginebrina nos obsequió el pasado otoño con la presentación de tres nuevos cronógrafos con complicaciones añadidas… ¿alguien da más?

N

o hay nada mejor que saberse en la cresta de la alta relojería para dejarse llevar por la imaginación y los sueños de los maestros relojeros que día a día acuden a la manufactura de Plan-les-Ouates, a escasos kilómetros al sur de Ginebra. Su única preocupación es la perseverancia en la tradición relojera suiza y ofrecer piezas excepcionales para los “connaisseurs” de este singular y complejo mundo. Con estas premisas por delante, la marca ginebrina presentó en octubre pasado tres versiones nuevas de modelos ya existentes, con la función de cronógrafo como denominador común y otra complicación adicional: dos cronógrafos automáticos con función “flyback” –uno con calendario anual y el otro con hora universal–, y un cronógrafo manual con función ratrapante y calendario perpetuo.

La referencia 5905, cronógrafo automático “flyback” con calendario anual, se presenta ahora en caja de acero y una original esfera verde.

El cronógrafo ha desempeñado, y desempeña, un papel destacado en la amplia oferta de complicaciones de Patek Philippe. Sin embargo, la creación de movimientos de cronógrafo de manufactura es relativamente reciente. Todo empezó en 2005 con el nacimiento del CHR 27-525 PS, el calibre de cronógrafo con función ratrapante más plano del mundo. Un año más tarde se presenta el segundo movimiento manufactura, el CH 28-520, que se caracteriza por su cuerda automática, un sistema de embrague vertical con discos, la función “flyback” y un gran monocontador de minutos situado a las seis horas. El tercer movimiento de cronógrafo exclusivo ve la luz en 2009; es el CHR 29-535 PS, con una arquitectura tradicional: cuerda manual, rueda de pilares y embrague horizontal de ruedas dentadas.

Automático “flyback” calendario anual

Con la referencia 5905/1A-001 se presenta el nuevo cronógrafo automático, con función “flyback” y que además incorpora un calendario anual, con un PVP de 51.870 €. Los calendarios anuales de Patek Philippe tienen en cuenta automáticamente los meses de 30 y 31 días, de modo que solo necesitan un ajuste al año cada 1 de marzo.

A través del fondo transparente de zafiro se puede apreciar el calibre CH 28-520, el segundo movimiento cronógrafo manufactura de Patek Philippe.

Los conocedores de la marca ginebrina ya habrán observado, por la referencia, que se trata de un reloj con brazalete integrado (/1) y, además, que el material constructivo de la caja, y también del brazalete, es el acero (A). No es un tema menor, habida cuenta de que en los modelos clásicos de alta gama, como es el caso, no es habitual que Patek Philippe utilice una caja de acero. Si a ello se une una esfera color verde oliva, que tampoco está en la paleta clásica de la firma, nos encontramos que este nuevo modelo trasciende de los cambios estéticos respecto al modelo de referencia 5905P. Me temo que no serán pocos los entusiastas incondicionales de la marca que estarán expectantes para verlo en los muestrarios de su relojería favorita.

Cuando uno piensa en un cronógrafo con calendario anual, lo primero que le viene a la cabeza es lo compleja que será la disposición de la esfera para presentar tanta información. La forma en que Patek Philippe ha resuelto este “problema” es excepcionalmente elegante y también pragmático. Por una parte, elimina el segundero horario, que bien puede substituirse por la aguja trotadora –el contador de segundos del cronógrafo– central. Por otra, elimina el contador de horas y mantiene un contador de minutos, pero en este caso de 60 minutos, posicionado en el lugar habitual del pequeño segundero, a la altura de las seis horas. Para las indicaciones del calendario anual recorre a tres ventanas situadas en la parte superior de la esfera: entre las diez y las once horas, la indicación del día de la semana; a las doce horas, la indicación de la fecha, y entre la una y las dos horas –en perfecta simetría–, la indicación del mes. Las dimensiones del contador de minutos del cronógrafo permiten incluir un discreto indicador día/noche, a la altura de las seis horas, que facilita un preciso ajuste de la fecha. En definitiva, el resultado es una esfera limpia en la que se aprecia perfectamente la tonalidad verde oliva con motivos rayos de sol, y que no renuncia a la funcionalidad del conjunto y la buena lectura de todas las indicaciones.

La referencia 5930 se viste de platino con una singular esfera vede con motivos guilloché.

El calibre encargado de ofrecer todas las indicaciones es el CH 28-520 QA 24H, visible a través del fondo de zafiro transparente. Es un calibre de remonte automático mediante rotor central, con un sistema de rueda de pilares como sistema de activación de las diferentes funciones del cronógrafo y un embrague vertical con discos. Debido a que este sistema de embrague apenas produce un desgaste, se puede utilizar la aguja trotadora, la de los segundos del cronógrafo, de forma permanente como si de un segundero central se tratase.

La caja, de acero pulido y líneas redondeadas, destaca por su sofisticada arquitectura. El brazalete de acero integrado está formado por tres líneas de eslabones entrelazados: los exteriores son más estrechos y tienen un acabado pulido, mientras que el central es más ancho y cuenta con un acabado satinado de trazos verticales.

Esta nueva referencia, 5905/1A-001, se añade a las anteriores: 5905P-001, de platino con esfera azul, y 5905R-001, de oro rosa con esfera marrón.

Automático “flyback” hora universal

Con la referencia 5930P-001 se presenta el nuevo cronógrafo automático con función “flyback” que, además, incorpora una hora universal, con un PVP de 88.180 €. El modelo está inspirado en una pieza única de 1940, y se lanzó en 2016 en una versión de oro blanco con esfera y pulsera azules.

El calibre CH 28-520 permite a Patek Philippe utlizarlo como base con diferentes complicaciones, en este caso un hora universal.

La complicación de la hora universal es recurrente en las colecciones de la firma ginebrina, y en este caso se complementa con un cronógrafo con función “flyback”. Los pulsadores laterales junto a la corona son la prueba de que se trata de un reloj con función de cronógrafo, ya que nada en la esfera da pistas suficientes de ello. Igual que en el modelo que hemos descrito anteriormente, las indicaciones del cronógrafo se resumen en la aguja trotadora central y un pequeño contador, en este caso de 30 minutos, a la altura de las seis horas. La esfera, también verde, tiene un cuidado acabado de “guilloché” con motivos circulares superpuestos, mientras que el contador de minutos del cronógrafo tiene un acabado de motivos circulares concéntricos. Los nombres de las ciudades están impresos, en color verde, sobre el disco correspondiente. Le sigue, hacia el interior, un segundo disco con una minutería en la que destacan las indicaciones entre los segundos, lo que permite una fácil lectura de hasta el 1/8 de segundo con la aguja trotadora. Finalmente, hay un tercer disco bicolor blanco/negro de 24 horas, con indicaciones doradas para las doce del mediodía –un sol– y para la medianoche –una luna–.

El calibre encargado de dar vida a este modelo es el CH 28-520 HU, el mismo que el del modelo anterior, con un cambio de módulo. Mantiene, por tanto, las mismas características ya indicadas: remonte automático mediante rotor central, sistema de rueda de pilares para activar las diferentes funciones del cronógrafo y un embrague vertical mediante discos, que permite el funcionamiento continuo de la aguja trotadora para tener así un segundero horario si se desea. La particularidad de un cronógrafo con función “flyback” reside en que no es necesaria la puesta a cero de las agujas para el inicio de un nuevo cronometraje. En este caso, basta con accionar el pulsador situado a las cuatro horas para reiniciar el cómputo sin la obligación de parar el tiempo, resetear y volver a activar. Esta particularidad es importante en los cálculos de vuelo o de rumbo, en los que es fundamental que los intervalos de tiempo sean lo más exactos posibles.

Un clásico de las complicaciones de Patek Philippe: cronógrafo, con función ratrapante, que incorpora un calendario perpetuo con indicación de la fase lunar.

La caja, tal como reza su referencia, está realizada en platino y presenta un acabado totalmente pulido a mano, con las asas en forma de ala típicas de los relojes de hora universal de los años 40 y 50 del siglo pasado. De manera discreta, y como es habitual en las cajas de platino de la casa, un pequeño diamante está ubicado en el lateral de la carrura, a la altura de las seis horas.

Este nuevo modelo, que calza una pulsera de piel de aligátor de color verde botella, se suma a la versión 5930G-010 de oro blanco con esfera y pulsera azul.

Manual ratrapante calendario perpetuo

El tercer modelo, con la referencia 5204R-011, es un cronógrafo manual con función ratrapante que, además, incorpora un calendario perpetuo, con un PVP de 271.790 €. Es una interpretación contemporánea de un modelo emblemático de la firma ginebrina, ahora con caja de oro rosa y esfera gris pizarra.

A través del fondo transparente se puede apreciar la belleza del calibre CHR 29-535, tercer movimiento manufactura de la firma ginebrina.

A pesar de una aparente disposición bicompax de las esferas auxiliares, sólo una corresponde al cronógrafo: el contador de 30 minutos situado a la altura de las tres horas. La situada a la altura de las nueve horas, en cambio, corresponde al segundero horario. Por tanto, la evidencia de que estamos ante un cronógrafo vuelve a manifestarse por sus pulsadores situados en la carrura, flanqueando la corona. El calendario perpetuo es otra de las complicaciones favoritas de Patek Philippe. De hecho ¿qué complicación no está dentro de las habituales de la marca? En este modelo, la información está sutilmente repartida, sin que represente una recarga adicional en la esfera de un cronógrafo: a la altura de las doce horas, dos ventanas permiten informar del día de la semana, a la izquierda, y del mes, a la derecha; la fecha se muestra mediante una aguja en una esfera auxiliar situada a la altura de las seis horas, que además incorpora la clásica ventana, en su parte inferior, para mostrar la indicación de la fase lunar. Flanquean esta esfera auxiliar dos pequeñas aberturas circulares: la situada entre las siete y las ocho horas es la indicación día/noche, muy útil para el ajuste correcto del calendario; la situada entre las cuatro y las cinco horas muestra el ciclo del año bisiesto, representado por el número cuatro en color rojo. La esfera es de color gris pizarra con un motivo de rayos de sol. La parte más exterior incorpora una doble minutería: un primer círculo para la lectura hasta el 1/8 de segundo, y la siguiente, con los numerales, cada cinco, de los minutos horarios o los segundos del cronógrafo, con una tipografía con un sutil aire Art Déco.

Tras el fondo de cristal de zafiro encontramos el calibre CHR 29-535 PS Q, el tercer movimiento de cronógrafo de la manufactura ginebrina. Es un calibre que responde a la arquitectura de los cronógrafos clásicos: cuerda manual, sistema de rueda de pilares para el reparto de las funciones del cronógrafo y un embrague horizontal de ruedas dentadas. Los cronógrafos con función ratrapante –también conocidos como “split second”, es decir, segundos “partidos”– permiten la medición de tiempos intermedios de un evento principal. Para leer ese tiempo intermedio se actúa sobre el pulsador situado en la corona; con ello, una de las agujas trotadoras se inmoviliza para leer ese tiempo intermedio, mientras que la otra sigue su curso normal. Una segunda pulsación hace que la aguja que está parada vaya a “atrapar” –por ese motivo lo de ratrapante– a la aguja principal.

La caja de oro rosa está pulida totalmente a mano y ofrece una sofisticada construcción con un bisel cóncavo y asas con molduras: un guiño a los modelos primigenios de la marca. Esta nueva referencia, 5204R-011, se presenta con pulsera de piel de becerro gris pizarra brillante con un motivo de aligátor estampado. Se entrega con un fondo de cristal de zafiro y un fondo macizo intercambiables.

Más información en: www.patek.com

Recent Posts